Bibliografía

López Gutiérrez, Ricarda. Toribio Ruiz, Rosa. (2020). Los pueblos de colonización de la provincia de Sevilla. Arquitectura y arte. Sevilla. Diputación Provincial.
Marín García, Jesús. (2021). La cerámica en los poblados de colonización de Sevilla. (Inédito).
Marín García, Jesús. (2023). Los Vía Crucis cerámicos de los poblados de colonización de Andalucía. Sevilla. (VER)

Más datos

Los poblados de colonización surgieron como fruto de la contrarreforma realizada por el régimen franquista a la reforma agraria de la II República. Se trataba de asentar a una población agrícola-ganadera sin apenas expectativas laborales en unos hábitats de nueva creación, promovidos por el Instituto Nacional de Colonización (INC), organismo creado ex profeso para desarrollar estas políticas de asentamientos, normalmente cercanas a zonas regables. Así sucedió en las zonas del Viar, Bajo Guadalquivir y el río Bembézar.

La construcción de los poblados supuso un gran campo de experimentación en la arquitectura y el urbanismo rural para el que trabajaron una serie de arquitectos jóvenes tan importantes como Alejandro de la Sota, José Borobio, Fernando de la Cuadra, Fernández Alba, Fernando Terán, entre otros, todos ellos dirigidos por el arquitecto jefe José Luis Fernández del Amo.

En cada uno de estos nuevos poblados se situaba una iglesia que se dotaba del mobiliario y la decoración básica (pila bautismal, sagrario, bancos, confesionarios, imágenes religiosas, lámparas, etc.)

La cerámica jugó un papel fundamental en la decoración de muchas de estas iglesias, tanto en el exterior como en interiores. Muchas de ellas fueron equipadas con Vía Crucis de cerámica realizados por jóvenes creadores de la época, entre los que hay que destacar a Julián Gil Martínez, Antonio Suárez, José Luis Sánchez, Carlos Pascual de Lara y Antonio Hernández Carpe.

Este Vía Crucis del poblado de Las Vegas de Almenara, pedanía de Peñaflor (Sevilla) es obra realizada en 1963 por Antonio Hernández Carpe (Espinardo, 1923-Madrid, 1977).

Este artista murciano intervino en la decoración de las iglesias de los poblados de colonización realizando diversos trabajos: pintura, cerámica, murales y vidrieras. Se formó en Murcia y en Madrid, continuando su formación en Roma donde coincidió con Picasso. Fue nombrado miembro de la Academia Alfonso X el Sabio de Murcia.

Sus obras, en la última etapa de su vida se dedica a la pintura de caballete, se exponen en los museos de BB. AA. de Murcia, Museo Provincial de Santander, Museo Español de Arte Contemporáneo y otros museos europeos (Lisboa, Salzburgo).

Hernández Carpe realiza así mismo decoraciones de capillas bautismales y Vía Crucis, principalmente para poblados de Andalucía y Extremadura.

Este Vía Crucis de Las Vegas de Almenara, de estilo naif, destaca por su plasticidad y contrastes de tonos blancos y azules. Las imágenes se representan de manera esquemática y muy sencilla. Gustó tanto este modelo (López Gutiérrez, R. 2020) que lo repitió de manera recurrente. En la provincia de Sevilla lo podemos encontrar en las iglesias de los poblados de San Leandro, Chapatales y Pinzón.

En la provincia de Córdoba realizó Vía Crucis similares en las iglesias de Puebla de la Parrilla y La Montiela. Realizó también murales cerámicos del Bautismo de Jesús para Bembézar y Rivera de Posadas. En la provincia de Cádiz, lo encontramos en Nueva Jarilla y en Torremelgarejo. (Jesús Marín García).

Conjunto

Peñaflor. Vía Crucis de la iglesia de San Isidro Labrador. Las Vegas de Almenara.